EL PASADO DE UNA MONTAÑA, ATALAYA DE CULTURAS

  • Entorn de La Fortalesa
  • Entorn de La Fortalesa
  • Entorn de La Fortalesa
  • Entorn de La Fortalesa
  • Entorn de La Fortalesa
  • Entorn de La Fortalesa

La montaña de Sant Julià de Ramis, hoy también conocida como la montaña de Sants Metges, goza de un emplazamiento privilegiado, dominando la llanura del Gironès y del Empordà, con contacto visual con los Pirineos, con la Costa Brava y acariciado por macizo montañoso de las Gavarres, ya que destaca siempre su conectividad, su hermosa ubicación y por tanto su gran valor estratégico. Este amplio espacio natural está todo cubierto por una gran frondosidad de especies forestales, pino blanco, encinar mediterráneo, fresnos, robles y bosques de ribera cerca del paso del río Ter, que aportan aromas de naturaleza bucólica en torno al nuevo proyecto empresarial.

Posteriormente los romanos establecieron un castillo, aprovechando el dominio visual de las tierras y el recorrido de la Vía Augusta, hasta que bajaron a la llanura para fundar la gran ciudad, Gerunda. Y la montaña tuvo diferentes nombres a lo largo de dos milenios, Castellum, Castellum Fractum ... y desde el 1019 que la iglesia románica está también presente en la montaña, con obras de mejoras y ampliaciones de la sacristía y el nuevo campanario, datados de los siglos XVI-XVIII. Dedicada ahora a Sants Metges, San Cosme y San Damián, mártires persas del siglo IV, patrones de la medicina.

Entorn de La Fortalesa

Entorn de La Fortalesa

La convivencia entre este entorno natural de la montaña y las personas es un hecho habitual desde hace miles de años. Y no es por casualidad. En este espacio privilegiado, y por tanto un lugar excepcional, conviven pasado, presente y futuro. Son 100 años ya desde la primera excavación arqueológica donde se descubrió nuestros orígenes, pues los antiguos pobladores del Oppidum ibérico, fueron los de un poblado fortificado sobre una colina con un tramo de muralla y cabañas, llamado Kerunta.

La visita a las excavaciones del poblado íbero, convertido en un espacio cultural al aire libre y la ermita románica son recursos actuales de una visita turística a la montaña, también llamada de Sants Metges, un excelente complemento al nuevo proyecto . En 2009 fue declarada por la Generalitat de Catalunya, Bien Cultural de Interés Nacional (BCIN) por el enorme valor arqueológico e histórico de la montaña.